EMBAJADA DE LA FEDERACIÓN DE RUSIA EN LA REPÚBLICA DE GUATEMALA
+502 2368-0979
+502 2367-2765
/
es ru
10 Noviembre / 2014

Con motivo del 110º aniversario del natalicio de A.A.Gromyko


En la historia de la diplomacia rusa la figura de Andrei Gromyko es extraordinaria en muchos aspectos. Nacido en el pueblo bielorruso, Andrei Gromyko ascendió a los picos más altos del Olimpo político cumpliendo la misión del jefe de la política exterior de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas en el transcurso de 28 años.

Andrei Gromyko fue nombrado Ministro de Asuntos Exteriores de la URSS en febrero de 1957. En esa época las relaciones internacionales se convirtieron en rehenes de choques ideológicos y la confrontación entre la OTAN y el Pacto de Varsovia. En ese momento la comunidad internacional enfrentaba la amenaza de un conflicto global. El cargo del Ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética requería mucha habilidad, fuerza y energía para prevenir el peor escenario posible.

 En todos los giros de la situación internacional Andrei Gromyko consideraba necesario seguir la línea firme hacia la normalización de las relaciones con los Estados Unidos y otros países occidentales, tomar medidas para frenar la carrera de armamentos, llevar a cabo el desarme basándose en el principio de igualdad y seguridad, consolidar las fronteras de posguerra en Europa, calmar tensiones internacionales y resolver conflictos regionales.

Estas áreas estaban interconectadas y requerían el trabajo paralelo. En particular, era imposible alcanzar cambios serios en las relaciones con los Estados Unidos sin progreso significativo en el área de desarme y viceversa. La pérdida del monopolio estadounidense de armas nucleares a finales de los años 40, la creación de la bomba de hidrógeno y los misiles balísticos intercontinentales en la década de 1950 influyeron significativamente en el desarrollo del contexto internacional. Había un ambiente favorable para el avance de iniciativas soviéticas de desarme.

Según Andrei Gromyko, el gran orgullo fue el Tratado de Prohibición Parcial de Ensayos Nucleares en la Atmósfera, en el Espacio Exterior y Bajo el Agua, negociado desde 1958 y firmado el 5 de agosto de 1963. Entre los principales avances conseguidos con su participación directa también se destacan el Tratado de No Proliferación Nuclear, así como los acuerdos firmados con los Estados Unidos en los años 1972-1973, especialmente el Tratado sobre Misiles Antibalísticos y el acuerdo SALT-1.

Andrei Gromyko fue un hombre que defendió resueltamente los intereses de su Estado. Su actividad, destinada a garantizar los intereses de nuestro país en el ámbito internacional, habla por sí misma y nos permite considerarlo uno de los diplomáticos rusos más destacados del siglo XX.