EMBAJADA DE LA FEDERACIÓN DE RUSIA EN LA REPÚBLICA DE GUATEMALA
+502 2368-0979
+502 2367-2765
/
es ru
01 Agosto / 2019

Con motivo del 105º aniversario del inicio de la Primera Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial (1914-1918) – es un acontecimiento crucial que cambió la imagen de Europa y de todo el mundo. Este cataclismo gigante, nunca visto hasta entonces, desembocó en la perdida de millones de vidas, derrotas de los imperios poderosos, formación de nuevos Estados, cambios bruscos en el sistema de las relaciones internacionales. La guerra impactó las vidas de millones de personas, condicionó múltiples tendencias de la política global, determinó la vía del desarrollo de la civilización humana. La guerra, en la cual Rusia participó de manera más activa, se convirtió en una gran hazaña y a la vez en una tragedia enorme.

Las fuerzas armadas rusas no habían sido reorganizadas y preparadas propiamente para la guerra, pero demostraron lo mejor de sí en los enfrentamientos. Ganaron 22 de 55 batallas – la batalla de Galitzia, la operación Warsovia-Ivangorod, las batallas en Mazuria y Prasnysh, la ofensiva Brusílov etc.

Rusia fue fiel a sus aliados y reiteradamente tendía la mano a sus socios de la Triple Entente. En agosto de 1914 Francia estaba al borde de una derrota y solicitó al gobierno ruso empezar la ofensiva en Prusia Oriental lo más pronto posible con el fin de disminuir la presión alemana en el Frente Occidental. El mando ruso no tuvo tiempo para prepararse debidamente para la operación planeada pero tendió la mano a su aliado sin vacilar. El alto precio pagado fue la derrota del Ejército del General A.V.Samsonov. Sin embargo los alemanes tuvieron que mover dos cuerpos del Occidente al Frente ruso y Francia fue salvada. Según las palabras del mariscal francés F.Foch “el hecho de que Francia no fue borrada de la faz de la tierra y Paris no fue tomado en primeros meses se debe únicamente a la ofensiva rusa sacrificadora”.

En adelante la resistencia del Ejército ruso desempeñó un papel clave que permitió a los participantes de la Triple Entente aguantar la presión de las fuerzas enemigas. Por la solicitud de los franceses en el año 1916 cuatro brigadas rusas (cerca de 40 mil soldados y oficiales) fueron enviadas al Frente Occidental y participaron en enfrentamientos en sectores más complicados y demostraron valentía y coraje excepcionales.

La política exterior y la diplomacia de Rusia jugaron un papel activo en la Primera Guerra Mundial contribuyendo al aumento de la importancia de Rusia como un centro internacional y político, económico y cultural más importante. Por primera vez nuestros diplomáticos enfrentaron asuntos de tanta escala, de la solución de los cuales dependía la existencia del Estado, que demandaron el nuevo nivel de trabajo político y establecimiento de los contactos intensivos interestatales en el formato bilateral y multilateral.

Los diplomáticos rusos apoyaron de manera activa al fortalecimiento de la coalición de aliados, al aseguramiento de la cooperación con sus socios principales, buscaron el aislamiento internacional de Alemania, elaboraron el programa de la cooperación de posguerra. Uno de los logros de la política exterior de Rusia fueron los Acuerdos de Bósforo de 1915, aunque fue imposible cumplirlos. Nuestros diplomáticos no dejaron restringir intereses nacionales en los contactos con los aliados, se demostraron como negociadores experimentados y hábiles.

La realidad del tiempo de guerra requería que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia cumpliera funciones de información, propaganda y contrapropaganda, usara recursos externos para abastecer al ejército, cuidar a prisioneros de guerra, etc. Se declaraba cada vez más diplomacia pública y económica. Se llevaba a cabo la optimización de la estructura del Ministerio de Relaciones Exteriores, en el marco del cual fueron creados el Departamento de prisioneros de guerra, la Sección de política especial, los Departamentos jurídico y económico.

Durante los años de la guerra, se identificó un componente humanitario en la política exterior y las actividades diplomáticas de Rusia: ayudar a heridos, apoyar a ciudadanos rusos atrapados por la guerra en el extranjero. Los diplomáticos rusos demostraron el coraje en situaciones de emergencia (por ejemplo, en la Embajada en Serbia durante la ofensiva de tropas enemigas). Muchos fueron movilizados al Ejército y cayeron en el campo de batalla.

Hoy en día no nos referimos a la historia de la Primera Guerra Mundial para identificar a los responsables, dividir a participantes en ganadores y perdedores. La lección principal consiste en que el futuro de la comunidad europea y mundial reside en la unidad y la cooperación, en una combinación orgánica de intereses nacionales, regionales y globales, y no en intentos de garantizar seguridad propia a costo de la otra parte. La seguridad sostenible únicamente puede ser igual e indivisible. Este principio está establecido en el Concepto de la Política Exterior de la Federación de Rusia, que prioriza el establecimiento del orden mundial justo y democrático, basado en principios de colectividad en resolución de problemas internacionales y en la supremacía del derecho internacional.